the-mole-colin-de-la-plante-bloc

The Mole

Colin de la Plante es el amo y señor de esa bestia conocida como The Mole, su directo fue elegido como uno de los diez mejores del planeta por Resident Advisor y sus dos millones de lectores mensuales.

Canadiense, nacido en Victoria y criado entre Vancouver y Montreal, la cuarta ciudad francófona más poblada del mundo, era inevitable que su música incorporara lo mejor del nuevo y del viejo continente.

"¿Perfeccionista yo?,  para nada, ¡soy un vago de mierda! Me veo como esos artistas que vacían frascos de pintura sobre un lienzo y se sientan a ver que sucede" Colin de la Plante

«¿Perfeccionista yo?, para nada, ¡soy un vago de mierda! Me veo como esos artistas que vacían frascos de pintura sobre un lienzo y se sientan a ver qué sucede» Colin de la Plante

Su álbum As High as the Sky fue simplemente un despliegue de sonidos y texturas que dejó sin aliento a las mejores pistas de todo el mundo. Canciones como Still in my corner, con sus percusiones latinas o la gran Ain’t supposed to be y sus melodías oscuras, son prueba de la versatilidad de este prolífico músico canadiense.

En 2012 junto a Jon Berry de Kompakt Records crearía el sello Maybe Tomorrow y bajo esta firma publicaría dos de los álbumes imprescindibles para cualquiera que pretenda contar correctamente la historia de la música electrónica: If I Had a Nickel y Caregiver.

También es necesario mencionar que junto a sus amigos Danuel Tate, Mathew Jonson y Tyger Dhula de Cobblestone Jazz, dieron forma a la Modern Deep Left Quartet, que desde que se fundara en las raves de los suburbios de la vieja Victoria en 1996 no ha parado de sonar, «… éramos un puñado de freewheeling hippies enloquecidos por improvisar con nuestras maquinas!». Colin definía de esta manera el espíritu de la época sin saber que estaban ayudando a sentar las bases de la electrónica en sí misma.

Más tarde la vida lo llevaría a la capital alemana, el excepcional momento que su escena electrónica estaba atravesando y su ímpetu natural de superación, lo pondrían a él y a todas sus maquinas en un avión sin escalas rumbo al país germánico. «¿Perfeccionista yo?,  para nada, ¡soy un vago de mierda! Me veo como esos artistas que vacían frascos de pintura sobre un lienzo y se sientan a ver qué sucede». Estas palabras de Colin sirven perfectamente para darnos una idea de su carácter afable, pero en realidad, la música es su vida y se toma muy en serio su trabajo, ¿un ejemplo?, desde que se mudó a Berlín se ha dedicado a explorar los sonidos aletargados del otro lado del Telón de Acero: jazz polaco, rock progresivo húngaro o jazz rock alemán, y ha logrado incorporarlos a su estilo de una forma única con ese buen gusto y criterio que lo llevó a lo más alto de la escena electrónica mundial.

Colin de la Plante revivirá a The Mole en las pistas de ◼bloc y demostrara el porqué de su fama mundial. La bestia rugirá en Barcelona y nosotros… ¡a bailar!

“… éramos un puñado de freewheeling hippies enloquecidos por improvisar con nuestras maquinas!”.  Colin de la Plante

“… éramos un puñado de freewheeling hippies enloquecidos por improvisar con nuestras maquinas!”. Colin de la Plante